jueves, 18 de junio de 2009

El Club de Chile

http://www.semanario.ucr.ac.cr/index.php/mainmenu-opinion/907-el-club-de-chile.html

9 comentarios:

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Me cuesta imaginarme un nombre tan polo como "Costanera Center" en un lugar que no sea Costa Rica. ¿Qué mejor ejemplo que ese para probar que lo neoliberal no quita lo tercermundista? Algún día vamos a tener un complejo de rascacielos en Costa Rica que se va a llamar The Chacarita Towers, y un montón de polos explotados, con corbata y camisa manga corta van a ir a jugar ahí de que son lo más pro del universo.

Buscate en YouTube un documental que se llama "The Tank Man" sobre China después de Tiananmen. Para allá vamos todos.

Muy bueno tu artículo. De cachetada y sin reparos.

macizo dijo...

Voy a buscar ese documental que me decís inmediatamente. A eso estamos llegando, Tavo, al punto de los Chacarita Towers con una maquila de encorbatados proactivitos y bien explotados. Gracias por venir.

Asterión dijo...

Lo peor es que esas torres y afines ya las tenemos. Basta ver los alrrededores de La Sabana, las repúblicas independientes de Lindora, Santa Ana y Escazú. La cantidad de call centers, plaza forum, malls vip, wal-mart, pricemart, etc. Y olvidaba las torres de Jacó y todo lo demás en Guanacaste.

Hace un tiempo, todavía uno ponía a Chile y Argentina de ejemplos de lo que sucedería en Costa Rica. Hoy, eso ya no es vaticinio.

Las "maquilas y las bananeras" han adquirido hoy las más diversas formas. Y la mejor forma de saber que un pueblo es explotado es cuando sus dos únicas actividades son trabajar todo el día y tomar guaro el fin de semana.

El panorama es, realmente, desolador.

Gracias por el artículo.

Saludos.

macizo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
macizo dijo...

Hola, Asterión, mil gracias por pasar y comentar!!!

En efecto, ya estamos invadidos de torres y demases en distintos puntos....Guanacaste es desolador, Escazú es otro mundo... forums, malles, piñeras tóxicas, etc etc, maquilas de proactividad y "know how", pero dentro de todo, siento que no hemos llegado aún a los extremos de Chile, al menos desde mi humilde percepción y de acuerdo con lo que pude experimentar allá como trabajadora. Chile, para mí, sigue siendo vaticio de lo que vendrá.

Acá la clase media todavía no tiene que empeñar lo que no tiene para mandar a estudiar a sus hijos a una universidad estatal -que en CHile cobran lo mismo que las privadas-,al menos acá existe la posibilidad de que segmentos importantes accedan a becas de ayuda socioeconómica; todavía existe el ICE y aunque existe un vivo esfuerzo por desmantelarlo, las tarifas que seguimos pagando hasta ahora son absolutamente ridículas a la par de lo que pagan los chilenos cada día...es lo mismo con el agua, la electricidad.

Acá aún existe la banca estatal, allá el único banco medio estatal que les queda es el Banco Estado y a duras penas... Allá todo está concesionado y en manos privadas, desde las carreteras hasta los bancos, los puertos, aeropuertos, etc...en manos de transnacionales españolas en su mayor parte. Acá vamos por el mismo camino....

Los peajes en las autopistas chilenas no bajan de 1400 colones y es cierto, en apariencia son súper carreteras, pero con defectos estructurales muchas veces graves, además de que eliminaron las rutas alternas en muchos casos, así que la gente no tiene opciones o vías alternas para evitar los peajes -acá todavía seguimos pagando 75 colones, creo-. En Santiago hay gente que tiene que viajar a sus trabajos y pagarlo dos veces al día cinco veces por semana, con salarios mínimos que son 160.000 pesos aproximadamente.

Allá los chilenos perdieron montones de garantías laborales: por darte solo un ejemplo, el aguinaldo que para nosotros es un estímulo esperado a final de año, tanto en el régimen privado como público, no es un deber para los patronos chilenos: el empleador que quiere lo da; además, no equivale a un salario completo, sino que es la suma que el empleador te quiera dar, o sea, así como pueden darte 15.000 colones, te pueden dar un queque de navidad con vino -con suerte- o las gracias por haber breteado durante todo el año en horarios de 9 am a 7pm con una hora de almuerzo -nada de cafecito a media mañana o en la tarde, como acostumbramos acá gracias a las conveciones colectivas que a brincos y a tropezones los libertarios siguen tratándose de volar y que nos permiten tener comedores, médicos de empresa, anualidades por tiempo trabajado, etc etc-.

En Chile, las mujeres trabajadoras "en edad fértil", como yo, se topan con la sorpresa de que por el tema de las posibles incapacidades por maternidad que vayan a pedir en algún momento, las AFP -aseguradoras de salud- les cobran porcentajes más altos que a los hombres, o sea, en cierta forma te penalizan por poder quedar embarazada, porque le salís más cara al sistema...De hecho allá no es raro que te echen si se dan cuenta que estás embarazada.

Y bueno, el cobre, que supuestamente es lo único que les queda estatal, no es tan así..el royalty o impuesto que se le cobra a las empresas extranjeras que lo extraen es ridículo a la par de lo que esas empresas ganan.

Bueno, y así podría seguir y seguir jejej, como una tarabilla...te lo juro, jeje

Lo que quiero decir es que nosotros apenas estamos en pañales....esas torres en Jacó son solamente el preludio de cosas más fuertes que se nos vienen encima en términos de derechos laborales, tarifas de servicios públicos, derechos a la educación y a la salud.

Muchas gracias por venir y alimentar con tus comentarios a este sur.

Asterión dijo...

Claro, tenés razón en cada punto. Lo que pasa es que a veces me pongo pesimista al extremo, y ya ni siquiera esas diferencias me alientan.

Las tarifas de luz, agua, telefonía y peajes siguen siendo mínimas aquí, y eso mismo era parte de lo que uno trataba de que la gente que votó Sí se diera cuenta, pero ya que no se dieron cuenta.

Aún tenemos estado, y servicios públicos, con todos sus defectos, y difícilmente alguien que llegue mueriéndose al hospital se muere en la puerta. Lastimosamente, todo parece ser cuestión de tiempo.

En cuanto a la educación, aquí seguimos teniendo un sistema público, al que no le veo mayor diferencia, pero igual la gente empeña hasta lo que no tiene para enviar a sus hijos a centros privados. ¿Entonces?

Hay varias Costa Ricas, y una de ellas terminará por aplastar a las otras.

macizo dijo...

Coincido absolutamente, creo que no pudiste haberlo resumido mejor:hay varias Costa Ricas y una de ellas terminará aplastando a las demás.

Gracias nuevamente por pasar!

Gisella dijo...

Gracias Laura, por una escalofriante dosis de realidad y por una devastadora descripción de lo que le puede ocurrir a este país si seguimos por la senda del “desarrollo” neoliberal.

Está claro que un significativo porcentaje de la población costarricense quiere vivir en una Costa Rica-Miami o una Costa Rica-Chile. Para muestra un botón, la ratificación del TLC.

Ahora bien, no sólo me parece terrorífico sino además inconcebible que una política gubernamental (más específicamente, una política comercial como el TLC) pueda debilitar de manera tan abrupta un modelo de desarrollo solidario en tan solo 4 años. Me da pánico pensar en la posibilidad de que esa línea de gobierno se extienda en los próximos 4 años.

Desde mi perspectiva, el desmantelamiento del Estado Social de Bienestar como resultado de una política de gobierno (proceso que se da paulatinamente desde los años noventas), demuestra la debilidad institucional de nuestro sistema político (reelección, fraude electoral, despotismo presidencial, entre otros). Así pues, la construcción de esos grandes proyectos de infraestructura (obscenos para nuestra realidad histórica latinoamericana) es la fachada de un gran espejismo y una falsa promesa de desarrollo y bienestar, que para el caso de nuestro país, es posible desde la institucionalidad misma, que le otorga legalidad y legitimidad a todo el proceso (es decir, no fue necesaria una dictadura). En el fondo, esta permisibilidad que adquiere la forma genuina del «laissez faire, laissez passer» es la que más me asusta.

Y si Laura, los ticos y las ticas pareciera que creen que «tout est pour le mieux dans le meilleur des mondes»…

macizo dijo...

Gis, en efecto, se trata de una fachada de un gran espejismo, un culto al "parecer". Estoy muy de acuerdo con vos en que el panorama es desolador, escalofriante, pero a veces siento que como ticos nos hace falta verla un poco negra para valorar lo que estamos enterrando, lo que enterramos el 7 de octubre. Como siempre, agradezco muchísimo tu visita y tus comentarios. Gracias!

 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.